“No podía seguir en Este es el show”

Carla Conte, que arranca esta noche al frente de CosmoNews, explica por qué se bajó de la pantalla caliente de El Trece, y hasta dónde llegan las presiones que se sufren en un ciclo diario.

Ese día sintió que había alcanzado al tope de su hastío. Luego de trabajar, fue directo a su casa y anunció: “Hasta acá llego. No voy más.” Y así lo hizo. Sin dudarlo, a finales de febrero, Carla Conte decidió no seguir como conductora de Este es el show, el espacio que ahora comandan José María Listorti y Denise Dumas que, por entonces, cubría la cuota de entretenimiento veraniego de El Trece.

“Hay que tener todas las ganas de hacer ese programa día tras día, y yo ya no las tenía”, reconoce Conte. “Si alargaba la situación, iba a terminar con un exabrupto, y no era la idea.” Su sensación de malestar radicaba, según confiesa, en una especie de síndrome de saturación de make up. Plantarse frente a cámara con tono perpetuo de exaltación implicaba mantener un humor entusiasta que ella ya no podía impostar con el vigor suficiente como para sustentar el clima de show. “Necesitaba bajarme del ritmo diario, dejar el maquillaje de la tele, lo digo en un sentido amplio. Tenía a mi hija recién nacida, y no me banqué más la situación”, sentencia.
Desde hoy, vuelve a la televisión al frente de CosmoNews, un informativo de tendencias que se emite en toda Latinoamérica, propuesta que no se sube al ring de lucha por el rating y que le permite a Carla seguir con su rol de animadora y, a la vez, con el de madre. Su primera hija, Mora nació en junio del año pasado.

–Cuando decidiste renunciar a Este es el show, no lo hiciste por otra oferta de trabajo. ¿En ese momento pensaste cómo iba a influir tu decisión en tu economía?

–De eso me doy cuenta ahora. ¡Ojo que en cualquier momento salgo con una pyme de alfombritas de crochet! (Risas). Desde que nació Mora laburé sin parar. Teníamos algo de guita ahorrada y, si se nos terminaba, vendíamos el auto, y listo. Me apoyé en Guille (Guillermo Bruto, su pareja desde hace seis años). Ahora él está laburando re bien, puso su propia productora de contenidos musicales. Igual, en febrero no hubo otra opción para mí, lo venía pensando pero no fue una decisión demasiado elaborada. Un día volví a casa y dije: “Hasta acá llegué.”

–¿Eso significa que la decisión fue impulsiva y ahora te arrepentís?

–Fue en caliente, aunque venía siendo procesada, la estuve pateando y llegué al límite. ¿Arrepentida? Para nada. Es muy normal que tome de esa manera mis decisiones.
–¿A qué te referís con que llegaste al límite?

–Volví a laburar enseguida después del parto, pero en ese momento hacía El cásting de la tele que sólo iba los sábados y estaba bien ese tiempo de dedicación para el laburo y la maternidad. Ahora no pienso igual, hubiera sido mejor parar cuando nació Mora. Pero eso ya sucedió, no puedo cambiarlo. Paré sólo un mes. En ese momento no me puse a pensar, salió así y arranqué.

–¿Por qué volviste tan pronto?
–Nadie me obligó, pero sentí la presión de hacerlo. Recuerdo que una vez me dijeron: “no faltes ni un día, porque atrás hay muchas que quieren tu lugar.” ¡Y lo hice! Volví re rápido. Tenés que estar divina y te festejan: “¡Mirá que flaca!” Y la locura del puerperio te la tenés que guardar. Descubrí que nadie está preparado para la mujer después de ser madre: la sociedad está así. Hay muchas mamás que viven esa separación como una tortura, no tienen la opción de renunciar y terminan estirando licencias hasta el último minuto.

–¿Y en la televisión esa presión es mayor?
–¡Obvio! Cuando surgió lo del programa diario, entre mis dudas estaba también optar por una propuesta para hacer radio.

–¿Una propuesta dónde?
–Para un programa diario, para empezar en enero en La 100.
–¿Era para estar con Ronnie Arias?
–Sí, exactamente.

–¿Y dijiste que no?
–Es que se superpuso con la salida diaria de Este es el show y en ese momento yo sabía que no me iba a bancar la tele diaria, no por el contenido, sino por lo que representa la tele. Estaba en un estado en el que no admitía nada, sin paciencia, sin ganas, no tenía que ver con el programa. Me da vergüenza decir que la tele es agotadora, pero lo es. Y me da vergüenza porque es un trabajo en el que se gana muy bien, y para mí trabajar es otra cosa. Me desgastó mucho. Y además, quería estar con mi hija. Lo planteé, antes de empezar, pero lo terminé haciendo y dije que no a la radio, porque no hubiera podido con todo.

–¿Cómo vivís ahora el éxito de Este es el show? La misma dupla también está los sábados (en Sábado show, de 17 a 21 horas).
–Lo que hacen ahora, ya lo hacíamos los sábados, siempre hablábamos del Bailando. Ahora está más potenciado porque, por ahí, hasta lo tienen a Marcelo. Coincidió que me fui y después arrancó ShowMatch, y la cosa cambió un montón. Les está yendo bárbaro.

–¿Cuál fue el hecho por el que reconociste que no daba para más?
–Me fui de vacaciones en diciembre y, si bien Mora había nacido en junio, como no me tomé la licencia, nunca había estado 20 días sólo con ella. Si bien la llevaba al canal y la tenía cerca todo el tiempo, mi cabeza estaba acá y allá. Y quería experimentar cómo era estar sólo con ella. Sentía que se me pasaba el tiempo y nunca había parado y Mora no iba a volver a tener esta edad. Entonces me pregunté: “¿Qué estoy haciendo?”

–Te bajaste del tren de primera clase, de la pantalla caliente, de Ideas del Sur, y ahora volvés a trabajar, pero en cable ¿Nunca pensaste desde marzo hasta ahora que fue una equivocación correrte?
–No, nunca pensé “me equivoqué”. Me volví loca, porque quise hacerme ama de casa y no me salió, me he vuelto loca por estar mucho en casa. Pero pensar por qué dejé o arrepentirme, la verdad que no.

–¿Tampoco te arrepentiste de haber rechazado la propuesta de radio?
–Es que hoy estaría trabajando todos los días. Y lo que yo necesitaba era cortar con todo, parar mentalmente, para que apareciera realmente todo lo que tenía ganas de hacer. Porque, si seguís arriba de la moto, hacés, hacés, y postergás cosas que te importan. Pero por algo se da así. No sé cómo me hubiera ido si arrancaba la radio en ese momento.

–¿Qué miedos aparecieron frente a la propuesta de Cosmopolitan?
–No lo dudé, porque llegó en un momento justo. Andaba con ganas de activar, y con Mora estamos en una independencia hermosa. Ella ya disfruta de abuelas, tíos y yo puedo escaparme tranquila. Para CosmoNews, grabo cada 15 días: es perfecto para mí

Por Analía Rivas – Tiempo Argentino

Tagged with:     ,

Related Articles

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Look

Rihanna, la nueva chica Armani
Posted in: Look, Protagonistas

Rihanna es la nueva chica Armani. La cantante protagoniza la última campaña de la firma italiana tomando el relevo de la actriz Megan Fox. Como su predecesora, Rihanna muestra la propuestas de Armani de ropa interior y de Armani Jeans. Para realizar este trabajo, Armani puso una condición: que Rihanna se prestara a un cambio […]

Read More

Publicidad

Seguinos en Twitter