Con un cierre opaco, concluyó el unitario “Para vestir santos”

El unitario de canal 13 “Para vestir santos” concluyó anoche con un programa que no estuvo a la altura de los 35 capítulos precedentes y que fue un cierre demasiado opaco para la mejor ficción de 2010.

Ideado por Adrián Suar, dirigido por Daniel Barone y escrito por el dramaturgo Javier Daulte, el unitario que este año puso Pol-ka al aire consiguió diferenciarse de los anteriores y armar un mundo propio a partir de una serie de elementos particulares.

Excelente nivel de diálogos, un empecinamiento en propender hacia situaciones abiertas a cambio de cerrarlas con la acción correcta, buenas actuaciones y encrucijadas dramáticas originales fueron las marcas más destacables del ciclo que arrancó en abril pasado y supo mantener el interés, con algunos vaivenes, hasta su cierre.

“Para vestir santos” contó la historia de tres hermanas unidas por una historia familiar y por una casa, que deciden enfrentar la vida por sí mismas a partir del fallecimiento de una madre excesivamente severa y descariñada que interpretó Betiana Blum.

El centro del conflicto fue en cada uno de los capítulos la cuestión afectiva y el tema del programa la soledad, la necesidad de afecto, las intrincadas formas del amor, las aceptaciones, los renuncios, los destinos que se imponen por sobre el cálculo, los dictados del corazón por sobre las obligaciones de la conciencia y el deber ser.

Cada una con sus señas propias y sus conflictos, las tres hermanas encararon no tres estereotipos sino tres destinos jugados a partir de una historia particular, de un deseo y de unas vulnerabilidades propias.

Esta voz propia de cada una de las protagonistas fue asumida con mayor sonoridad interior en los sucesivos capítulos, ya que cada una de las tres hermanas, interpretadas por Griselda Sicilliani (Virgi), Gabriela Toscano (Susy) y Celeste Cid (Male), tomó la voz en off que fue guiando cada una de las entregas, armando como un mapa de sentido y afectos que fue atravesando cada uno de los capítulos de “Para vestir santos”.

A este trío acompañaron Hugo Arana como el tío Horacio, Gloria Carrá como una media hermana apodada “la conchuda”, Fernán Mirás como el novio alcohólico de Susy, Rafael Ferro como el novio y posterior marido de Virgi.

También jugaron distintos roles a lo largo del ciclo Luis Machín, Daniel Hendler, Alfredo Casero, Lito Cruz, Antonio Birabent y Julieta Díaz, entre otros.

Además de los buenos trabajos del trío de hermanas fueron notables, en determinados pasajes del ciclo, las interpretaciones de Fernán Mirás y de Luis Machín, particularmente.

“Para vestir santos” trajo una voz nueva la ficción, la posibilidad de apostar a las actuaciones y los diálogos, la presencia del afecto y las vulnerabilidades en el primer plano y en el prime time.

Se trató de una entrega valiosa, consistente, disfrutable, que puso también un nuevo estándar de calidad para los unitarios Pol-ka y que permite seguir abriendo desafíos en una televisión argentina cada vez más encerrada en los estrechos márgenes de la frivolidad.

Tagged with:     ,

Related Articles

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Look

Rihanna, la nueva chica Armani
Posted in: Look, Protagonistas

Rihanna es la nueva chica Armani. La cantante protagoniza la última campaña de la firma italiana tomando el relevo de la actriz Megan Fox. Como su predecesora, Rihanna muestra la propuestas de Armani de ropa interior y de Armani Jeans. Para realizar este trabajo, Armani puso una condición: que Rihanna se prestara a un cambio […]

Read More

Publicidad

Seguinos en Twitter